España en los indicadores internacionales de democracia

Los índices reflejan en general una degradación de la democracia en España, situándola el índice V-Dem a los niveles más bajos de la etapa constitucional

Image credit: Pexels

Los rankings internacionales de democracia han sido un recurso esgrimido en los últimos meses de manera frecuente tanto para defender la solidez de la democracia en España como para denunciar su deterioro. Los principales órganos de acción exterior del gobierno español han utilizado varios índices (ver enlaces aquí o aquí), entre ellos Freedom House, The Economist Democracy Index (DI) o Varieties of Democracy (V-Dem), para mostrar cómo España ha sufrido pocas variaciones en estos rankings o que incluso el estado ha mejorado su posición en los últimos años. Otras publicaciones, más o menos cercanas al independentismo, se afanaban a asegurar lo contrario: que España no sale bien parada en los rankings internacionales. Algunos medios de comunicación como la revista Politico se hacían eco de esta guerra de rankings.1

Este apunte pretende poner luz en el debate de cómo los indicadores internacionales han reflejado la evolución de la democracia en España en los últimos años. Se concluye que, en general, los indicadores apuntan que la democracia en España ha experimentado un retroceso. Si dicho descenso es más o menos pronunciado depende en gran medida de la sensibilidad de los indicadores: en los índices elaborados con metodologías poco sensibles a los cambios, España se ha mantenido con los mismos niveles o ha experimentado pequeños descensos; por contra, en índices cuya metodología ofrece mucha más sensibilidad se aprecia un retroceso más importante. Sin ir más lejos, el índice V-Dem situó la democracia en España en 2016, 2017 y 2018 en sus niveles más bajos de la etapa constitucional.

Índices de democracia y tipos

Principalmente existen dos tipos de indicadores de democracia: los ‘minimalistas’ o dicotómicos y los de grado. Los índices minimalistas, como los de Cheibub-Gandhi-Vreeland o de Boix-Miller-Rosato clasifican los países en dos grupos: si son democracias o si no lo son. Son indicadores que admiten sólo dos valores (democracia o no democracia), por lo que nos ofrecen poco detalle de la evolución del sistema democrático de un país. Así pues, nos ayudan poco a responder a la pregunta de este apunte. El segundo tipo de indicadores, los de grado, miden la democracia con una escala numérica más amplia, de forma que es más probable que nos ayuden a detectar matices de cómo evolucionan los regímenes políticos a lo largo del tiempo. Si un país obtiene una puntuación alta significará que su nivel de democracia es elevado mientras que un país con baja puntuación tendrá niveles bajos de democracia. Cuatro de los indicadores de grado más destacados son Polity IV, Freedom House, DI y V-Dem2.

Polity IV es un indicador que está siendo revisado actualmente, puesto que funciona con una metodología más bien anticuada que no permite detectar mucha variabilidad en el tiempo. Una de sus anomalías es que la moda de la distribución se sitúa en su valor más alto: entre 30 y 40 países tienen una puntuación de 10 (el índice va de escala -10 a 10), de modo que con Polity IV es difícil estudiar variaciones en los niveles de democracia en países de la OCDE3. El índice Freedom House ha cambiado recientemente su metodología y solo podemos tener una visión agregada de su índice principal en los últimos años. En España los niveles de democracia han descendido desde 2012 de 97 a 94 en una escala de 0 a 100 puntos. Una vista más detallada nos lleva a observar que dicho descenso se debe principalmente a un deterioro de la libertad de expresión. En el DI los países se mueven entre un rango de 0 y 10 pero su metodología ofrece algo más de variabilidad que los anteriores. Según este índice, España ha experimentado un ligero descenso en los últimos años. El informe DI de 2017 destacaba que España se situaba cerca del grupo de democracias débiles. Es justo decir que los niveles actuales de democracia de España son todavía superiores a los de los años justo después de la crisis económica. Esto es debido a que el DI es un indicador que tiene mucho cuenta la economía, por lo que su variación es muy sensible a la situación económica del país.

El índice V-Dem

V-Dem, por último, es un índice que ha sido desarrollado recientemente y ofrece más variabilidad que los anteriores, además de una metodología moderna y transparente (ver, por ejemplo, su libro de códigos de casi 400 páginas). V-Dem no mide la democracia a través de un solo índice, sino que parte de un enfoque multidimensional y distingue entre cinco tipos ideales de democracia: Democracia Deliberativa (Delibdem), Democracia Igualitaria (Egaldem), Democracia Liberal (Libdem), Democracia Participativa (Partipdem) y Democracia Electoral (Polyarchy). Obviamente hay una correlación importante entre todos los índices, pero es importante tener en cuenta que no podemos hablar del índice V-Dem en términos genéricos, sino que tenemos que especificar a qué indicador concreto nos referimos cuando nos hacemos eco del índice V-Dem.

La Figura 1 muestra la variación de los cinco indicadores de democracia de V-Dem desde el final de la dictadura franquista. Observamos que los indicadores experimentaron una fuerte subida de 1976 hasta 1979, que hubo cierta estabilidad hasta 2010, y que a partir de 2010 se registra una tendencia negativa. Los niveles más bajos de democracia se registraron en 1976 en los cinco indicadores, seguido de 1977 y 1978. Los siguientes años con registros más bajos de democracia en España son 2016, 2017 y 2018, niveles en la mayoría de los casos por debajo los de 1979, el primer año después de aprobarse la Constitución Española. V-Dem, pues, indica que los niveles de democracia en España han caído hasta niveles previos a la etapa constitucional.

Figura 1. Evolución de la democracia en España según V-Dem (1976-2018)4

Si analizamos de forma más detallada el índice, observamos que los subindicadores que explican el descenso entre 2010 y 2017 son los que miden la facilidad de iniciar y aprobar plebiscitos, la capacidad crítica de los medios de comunicación y la capacidad de los ciudadanos, la sociedad civil y los medios de comunicación para someter el gobierno a rendimiento de cuentas.

Conclusión

Los indicadores internacionales de democracia han registrado, en general, un descenso de los niveles de democracia en España en los últimos años. La magnitud del descenso depende en buena parte del nivel de sensibilidad del indicador. En los indicadores que por su metodología tienen muy poca sensibilidad a los cambios, como los indicadores ‘minimalistas’ y los de grado como Polity IV, no se aprecía descenso alguno. En indicadores más complejos, que tienen la capacidad de registrar mayor variación, España ha sufrido un descenso cuya magnitud varía según el índice observado. En esta categoría incluimos indicadores como Freedom House, DI o V-Dem. El descenso de la democracia en España es particularmente significativo en V-Dem, que ha registrado en los últimos tres años los niveles más bajos de la etapa constitucional.5

Referencias

Coppedge, Michael and Gerring, John (2011) Conceptualizing and Measuring Democracy: A New Approach, Perspectives on Politics 9: 247-267.

Halperin, Sandra and Heath, Oliver (2012) Political research: Methods and Practical Skills, Oxford: Oxford University Press, pp. 152-153.

Norris, Pippa (2008) Chapter 3. Democratic indicators and trends, Driving Democracy. Cambridge: Cambridge University Press, 54-78.

Rubin, Olivier (2010) Democracy and Famine, Abingdon: Routledge.

Treier, Shawn and Simon Jackman (2008) Democracy as a Latent Variable, American Journal of Political Science 52(1): 201-217.


  1. En una versión más amplia de España en los indicadores internacionales de democracia se puede consultar un análisis más detallado del caso.↩︎

  2. ver Norris 2008: 54-78, Rubin 2010: 29-33, Coppedge 2011: 247-267↩︎

  3. Una dura crítica del índice la encontramos en Treier and Jackman 2008↩︎

  4. Se puede consultar el código de la figura en el siguiente enlace↩︎

  5. En el siguiente RPubs se puede acceder a la versión ampliada de este apunte y a los códigos utilizados para el análisis.↩︎

Jordi Mas
Jordi Mas
Professor of International Politics

My research interests include political economy, international politics, regionalism, and methodology in social sciences.

Related